Mariana Treviño, sin complicaciones

17 septiembre, 2019

Mariana Treviño

El seguir siempre te va a llevar a donde tengas que llegar

Por Jaime Rivas Arenas

Mariana Treviño debutó en la pantalla grande con Tercera llamada, en el 2013. La dirigió Francisco Franco, quien luego la invitó a participar en la obra Amor, dolor, ¡y lo que traía puesto!, con Silvia Pinal, Diana Bracho, Susana Zabaleta y Gabriela de la Garza.

Nacida en Monterrey Nuevo León, es conocida principalmente por su papel de Isabel Iglesias, en la serie original de Netflix, Club de Cuervos.

Ha recibido dos nominaciones en la 59ª entrega de los Premio Ariel, como mejor actriz de reparto por la película La vida inmoral de la pareja ideal y la segunda por mejor actriz en un papel menor por El Sueño del Mara’akame.

Platicamos con ella por el próximo estreno de la película Polvo, opera prima de José María Yazpik, en donde interpreta a Jacinta, una antigua novia del Chato.

Mariana, que te llamó la atención de este personaje.

Esta cuestión tan personal del proyecto, contar esta historia en esos lugares, porque es un legado, Chema (José María Yazpik) dijo algo bien padre, es un legado para mis hijas, cuantos quisiéramos saber cómo era la casa de mi abuelita, porque lugares transitaba, como era la vajilla en donde tomaba su tecito, todas esas cosas, todo el cariño está impregnado de espacios y lugares y que se pueda registrar, porque es como un libro.

Estudió la carrera de Lengua y Literatura Modernas Inglesas en la UNAM. En el 2018 participó en la película Overboard (Hombre al agua) bajo el papel de Sofía.

RECUADRO

Que tristeza cuando la gente deje de escribir, se va acabar el conocimiento del alma, se va a desvanecer, es donde está contenido toda la experiencia del alma humana, está la textura de toda la experiencia del contexto de donde viven los humanos, la experiencia de todo lo que significa la vida está ahí.

Empezó su carrera actoral en 1990 en la Escuela Superior de Música y Danza en el INBA con la carrera de Danza Contemporánea, también estudió en academias de Estados Unidos: The Neighborhood Playhouse School of the Theatre, en Nueva York, y en Berklee Collage of Music, en Boston.

¿Qué tienes en común con tu personaje?

De Jacinta la cuestión norteña, aunque hay unas particularidades en cada lugar y maneras, hay algo que todos entendemos de ciertas maneras de ser y de abordar la vida que compartimos, cuando fui con Chema me decía, yo quisiera que los actores que estuvieran fueran en su mayoría norteños y luego ya nos homogenizamos y encontramos la particularidad de San Ignacio, pero que tengan una referencia de lo que es ser norteño.

Polvo es la historia del Chato, quien dejó San Ignacio, su idílico y apacible pueblo en medio de la nada, sin embargo, diez años después, en 1982, un cargamento de cocaína es arrojado desde el aire sobre ese pueblo, por lo que el Chato es encomendado por la mafia de Tijuana para recuperar la droga, a sabiendas de que, si no lo hace, todos los habitantes del pueblo estarán en peligro.

¿Qué significa San Ignacio para ti?

Te absorbe con brazos abiertos, cosa tan generosa, uno se empieza acordar cuantas cosas se nos han olvidado, de lo que somos, de lo que importa, estamos llenos de tantas necesidades inútiles que te vas llenando de puro trique, es un lugar donde esta lo básico y dices, para que tanta complicación

En 2005 formó parte del Proyecto Shakespeare con la Compañía Nacional de Teatro, con la cual participó en la puesta Sueño de Una Noche de Verano, dirigida por José Solé. Participó en el musical Mentiras haciendo el papel de Lupita, pues tiene muy buen alcance vocal.

En la película hay una remembranza de vida, ¿qué sentimiento te deja?

Bien padre, porque esta cuestión y que comparto con Chema, “si me hubiera quedado”, pero es el que sale para encontrar su suelo y tiene que regresar para hacerse responsable de todo, la acción  profunda del personaje, es de  nobleza, le toco regresar a ese pueblo para cerrar ciclos, le toca regresar para  reencontrase con sus errores, para reencontrarse con las decisiones que no tomo, para recontarse con sus afectos y rescatar lo que hay de esos afectos, ahí estamos todos, regresando al lugar de origen para ver donde la cagamos, donde no y para llevarnos lo que es nuestro también y lo que sembramos ahí.

¿Qué te inspira seguir adelante?

El saber que para bien o para mal, el seguir siempre te va a llevar a donde tengas que llegar, el no darte por vencido, a veces se pierden las cosas y por eso la nostalgia y que quedan atrás irremediablemente, no se van a volver a repetir, pero cualquier situación se puede pasar, cualquier situación es pasajera y todo pasa si tú sigues.

¿Cómo te gustaría ser recordada?

De la forma que quede, dependiendo de lo que tú alcances a expresar

¿Qué no harías ni por todo el oro del mundo?

Yo creo que matar a alguien, condenas tu alma

Mariana practica yoga y meditación. Dentro de sus próximos proyectos esta su participación en la segunda temporada de La casa de las Flores.